Francophonie

Nos gusta el cine en todos los idiomas

5 razones para adorar Fargo

El canal FX estrenaba el pasado 15 de abril su nueva apuesta para esta temporada.

Fargo nos ofrecía un piloto cuidadísimo, de estos que da gusto saborear, en el que cada elemento está colocado en el momento y el lugar adecuados, como sus líneas de diálogo, su música, su montaje, sus giros…

5 razones para adorar Fargo

Y es que FX está que lo tira a base de aciertos últimamente y nos sorprende con pequeñas joyas televisivas como esta. Desde La Parabólica nos hemos rendido ante esta adaptación libre del universo de la película de los Coen y, puesto que desgraciadamente no podemos instaros a punta de pistola a que os sentéis a verla, al menos vamos a intentar difundir la palabra.

1. Porque tiene lo mejor de los Coen

Un arma de doble filo. Para los puristas, que los hay en todos lados, la serie se podría quedar corta o incluso resultar insultantemente mediocre en comparación con el espíritu del largometraje original de los Cohen y su filmografía en general (no es mi caso…). Para los detractores o directamente indiferentes de los cineastas, la serie probablemente no suscite ningún tipo de interés.

En cualquier caso, la Fargo de FX recoge de forma genial el universo particular creado por los Coen en su película y les otorga una deliciosa vuelta de tuerca: los personajes, patéticos e inquietantes a partes iguales, el contexto de pueblo cerrado de Minnesota, el frío, la nieve, el tono sarcástico, el humor negro… No en vano los hermanos Coen intervienen en el proceso de creación como productores ejecutivos (seguramente de manera muy sutil…), pese a que las historias de la serie vayan por otros derroteros ajenos a los personajes originales.

2. Porque… Billy Bob Thornton

Aún no hemos salido de nuestro particular encoñamiento con el magnífico personaje de Rust Cohle al que puso cara y voz inmortales Matthew McConaughey en “True Detective”. Y sin embargo ya podríamos estar hablando de otra de las grandes revelaciones del año en cuanto a personajes. No hay duda de que el ganador del Oscar Billy Bob Thornton ha vuelto a la televisión para quedarse, si no literalmente, al menos sí en nuestra retina. Su personaje de Lorne Malvo es tan fascinante y divertido como perturbador.

Tu problema es que has pasado toda tu vida pensando que existen reglas, pero lo cierto es que no las hay. Es una marea roja, Lester.” Con esta frase el amigo sienta cátedra con tranquilidad pasmosa y define la filosofía de su personaje y las consecuencias de su paso por el pueblo de Fargo a la perfección. Un gustazo de cine ver a este señor hacer alarde de su particular personalidad y forma de percibir la realidad, algo que además nos proporciona una buena dosis de grandes frases. Una razón única en sí misma para ver la serie y el elemento en común en torno al que giran las distintas tramas.

3. Porque cuenta con un reparto de lujo para unos personajes de lujo

El de Billy Bob Thornton es quizá el personaje más icónico, pero lo cierto es que el resto del reparto es también una gozada. Empezando por Martin Freeman, que después de compartir plano con Benedict Cumberbutch en Sherlock y posteriormente en la soporífera odisea por la Tierra Media que está siendo la saga El Hobbit (aún me duele…), vuelve a la televisión con un papel de esos a los que sabe que merece la pena agarrarse bien para que compense. Además, el personaje de Lester Nygaard le va al pelo a Freeman (Heck!). A él le siguen muy acertadamente pese a la mayor o menor brevedad de sus papeles caras míticas como Oliver Patt (Con C mayúscula, Bored To Death), Kate Walsh (Anatomía de Grey) en uno de sus papeles más excéntricos, Adam Goldberg (Una mente maravillosa, Salvar al soldado Ryan), Keith Carradine (ganador de un Oscar por Nashville), Colin Hanks (Dexter, The Good Guys, Orange County) o Bob Odenkirk (nuestro querido Saul Goodman en Breaking Bad) y otras más novatas pero igual de prometedoras como la de Allison Tolman (Sordid Lives: la serie, Prison Break) que poco a poco se configura como el protagonista femenino por excelencia (y toda una sorpresa).

4. Porque su opening es de cine

No existe un opening concreto como tal. El piloto abre con una secuencia de lo más inquietante a la que acompaña el que pronto se coloca como tema musical principal de la serie de FX y opening particular de cada episodio. No hay una cabecera al uso, así que el tema musical y los rótulos del “This is a true story” previos al título actúan, una vez empezado el relato, como opening. La música tiene un toque clásico que retrotrae a la original que compuso Carter Burwell para el filme de los Coen, puesto que coge literalmente el estilo y los instrumentos, pero al mismo tiempo aporta una identidad única y exclusiva. El uso de esos cascabeles percutidos para poner énfasis en algunas secuencias es ya un sello de la serie con tan sólo dos episodios y funciona como un guante.

5. Porque ese martillo lo queríamos usar todos

Si has visto el primer capítulo, entenderás esta razón. Si no lo has hecho, no sé a qué esperas. Nunca subestimes el potencial de un mediocre. Es un factor clave a tener en cuenta en esa retorcida escala de grises en la que se sabe mover tan bien la serie.