Francophonie

Nos gusta el cine en todos los idiomas

Cómo ven las series ellas y ellos

Ya sé que generalizar es siempre equivocarse y muchos criticaréis algunos de los puntos que se expongan aquí. Porque siempre hay excepciones que confirman la regla, entenderé y alabaré esas críticas. Pero no me podéis negar que hay muchas diferencias en la manera que tienen ellas y ellos de enfrentarse al momento “me voy a sentar a ver un nuevo capitulo de…”.

Típico de chicas

Las palmaditas. Vosotras sabéis de lo que hablo, porque nos pasa en el día a día cuando nos dan una buena noticia, referida, sobre todo a temas ñoñetes. Ese momento en que él se declara; el primer beso; decisión tomada y es para bien; le proponen matrimonio. Este tipo de momentos siempre van acompañados de estas palmaditas que a Britney se le dan tan bien, y de una caidita de ojos. Probablemente se escape un “¡oooh!”.

Cómo ven las series ellas y ellos

Alguna lagrimilla. La sensibilidad nos corre por las venas y hay que decir que muchas de nosotras somos de lagrimilla fácil. Tratar de disimular frente a ellos normalmente es absurdo: siempre nos pillan.

La boca abierta. No es que seamos cortas de pellejo, como dicen por ahí, pero normalmente cuando pasa algo que nos descoloca, se nos abre la boca automáticamente y tendemos a mirar al de al lado, tratando de hablar con la mirada: “Pero ¿tú has visto eso?”

Típico de chicos

Aplaudir. Cuando un personaje hace o dice algo que les maravilla, simplemente aplauden, pero en condiciones, no como nosotras. A veces lo acompañan con una reverencia, pero si ya alcanza niveles sobresalientes y con algún comentario del estilo “Es el puto amo”.

Interjecciones no muy largas. Mayormente monosilábicos. Para expresar todo tipo de sensaciones: algo previsible, una ñoñería, suele ir acompañada de un “buah” o un “buff”. Si hay un momento sangriento de esos que tanto les gusta es “LOL” o “joooder” (perdón por el vocabulario). Y así podemos seguir largo y tendido. Lo acompaña algún gesto para enfatizar lo poco que han dicho.

El don de la adivinación. “No me digas que no te lo esperabas” o “se veía venir”. Lo de pitonisos lo llevan ellos en la sangre y te dejan como una boba cuando pasa algo grande ¿por qué? Porque ellos ya sabían que iba a pasar. Tienen línea directa con los showrunners.

Pero algo tenemos en común…

Todos le gritamos a la pantalla. ¿Me lo vais a negar? Sabemos que no nos oyen, pero avisamos del peligro y discutimos sobre las decisiones tomadas. Y esto es así aquí y en Kentucky.